Internacionales

La OMS distribuirá la vacuna del coronavirus en países pobres y EEUU busca aprobar la de Moderna

(201217) — WASHINGTON D.C., 17 diciembre, 2020 (Xinhua) — Personas caminan por el National Mall, en Washington D.C., Estados Unidos, el 17 de diciembre de 2020. El número total de casos de la COVID-19 en Estados Unidos superó el jueves los 17 millones, informó el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas (CSSE, por sus siglas en inglés) de la Universidad Johns Hopkins. El recuento de casos de la COVID-19 en Estados Unidos aumentó a 17.000.408, con un total de 307.770 muertes, a las 10:27 hora local (15:27 GMT), de acuerdo con la cifra del CSSE. (Xinhua/Ting Shen) (rtg) (da) (vf)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prometió hoy distribuir vacunas contra el coronavirus entre países pobres ante su déficit de acceso a ellas frente a naciones ricas, mientras Estados Unidos se aprestaba a aprobar una segunda vacuna y la Justicia de Brasil declaró obligatoria la inmunización pese a que el presidente Jair Bolsonaro dijo que no se la dará.

La OMS y la alianza para la vacunación GAVI anunciaron hoy que comenzarán a enviar dosis a países con menos recursos durante el primer trimestre de 2021, en el marco del instrumento creado para que la inmunización contra el coronavirus sea distribuida de forma equitativa.

Este mecanismo, bautizado Covax, “logró reunir unos 2.000 millones” de dosis, dijo el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa.

“La luz al final del túnel es un poco más luminosa”, dijo el responsable de la agencia sanitaria de la ONU, citado por la agencia de noticias AFP.

A esta primera fase de reparto le seguirá otra en el segundo semestre de 2021 en todos los países que integran el programa Covax, una innovadora iniciativa de colaboración mundial para acelerar el desarrollo y la producción de pruebas, patrocinado por GAVI.

No obstante, ambas organizaciones destacaron que este plan de entregas dependerá de múltiples factores, como la aprobación de las normas correspondientes y el nivel de preparación de los países.

En tanto, en Estados Unidos, el país más golpeado por la Covid-19 en el mundo, el vicepresidente, Mike Pence, y líderes del Congreso se inmunizaron hoy contra el virus, en momentos en los que el ente regulador nacional se prepara para aprobar una segunda vacuna contra la enfermedad que provocó 233.271 nuevos casos y 3.270 muertos en las últimas 24 horas.

El país atraviesa actualmente su tercer y peor pico de contagios, que los expertos atribuyen a que la gente no respeta las precauciones sanitarias y pasa más tiempo en lugares cerrados por la inminente llegada del invierno.

La megacampaña de vacunación lanzada el lunes, con las primeras inyecciones de la vacuna de Pfizer/BioNTech, podría ampliarse este fin de semana con la inminente aprobación de la del laboratorio Moderna por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés).

Si bien Trump afirmó hoy en Twitter que esa vacuna fue aprobada, aún no hubo ninguna comunicación al respecto de la FDA.

“La vacuna de Moderna aprobada de forma aplastante; la distribución empezará inmediatamente”, tuiteó.

En Brasil, el segundo país con más muertes por Covid-19 en el mundo, Bolsonaro fustigó la decisión de la corte suprema de tornar obligatoria la vacuna contra el virus al afirmar que no toda la población tendrá acceso a ella y cuestionó la inmunización de Pfizer, de la cual dijo uno puede convertirse en un “yacaré” por sus efectos colaterales.

Lo hizo durante un serie de discursos y declaraciones ofrecidas anoche, luego de que él mismo pusiera en duda la efectividad de la vacunación y de las vacunas que adquirirá el Ministerio de Salud para iniciar la inmunización en el primer trimestre de 2021.

“Con todo respeto al Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), pero no habrá vacuna para todo el mundo; ni a fin de 2021 lograremos vacunar a todos”, dijo Bolsonaro en un video por Facebook, en el cual deploró el fallo por 10 a uno de la corte a favor de la obligatoriedad de la inmunización.

El plan de vacunación incluye la vacuna de AstraZeneca (Oxford), la Coronavac de la china Sinovac y el paulista Instituto Butantan y una pequeña fracción de un acuerdo con Pfizer.

En el vecino Perú, en cambio, el Gobierno decretó hoy a la vacuna contra el nuevo coronavirus de carácter gratuito y universal “para todos los habitantes del país”, y declaró “de utilidad y necesidad pública e interés nacional” la adquisición y distribución de medicamentos contra la pandemia.

Más allá de está disposición, las autoridades carecen aún de precisiones sobre el inicio de la campaña de inmunización en el país, que no será obligatoria.

La jefa del gabinete, Violeta Bermúdez, dijo hoy que “el escenario más realista” para la vacunación es en el primer semestre de 2021, aunque precisó que “no tienen una fecha”, pese a estar “cerca de poder concretar algunos de los contratos” con los laboratorios que desarrollan las vacunas.

Perú es uno de los países que participa, con 12.000 voluntarios, en el ensayo clínico de una potencial vacuna china contra la Covid-19, pero el estudio fue suspendido temporalmente tras el reporte de un paciente con síntomas “adversos” tras la inoculación.

Pese a este contratiempo, en China, las autoridades están trabajando para poder vacunar a unos 50 millones de personas antes de mediados de febrero, coincidiendo con las fechas del Año Nuevo Lunar, una temporada de alto riesgo para la propagación de enfermedades por los masivos desplazamientos que ocasiona y que en 2003 contribuyó a la propagación del síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

Beijing planea distribuir 100 millones de dosis de las farmacéuticas chinas Sinopharm y Sinovac, aunque las fechas no fueron fijadas todavía, según detalla el diario South China Morning Post, que cita fuentes sanitarias.

Mientras los planes de vacunación masiva se multiplican en todos los rincones del planeta, el hemisferio norte continúa atravesando un avance desenfrenado de la enfermedad.

En Asia, Japón registró hoy un nuevo récord de casos de coronavirus, con más de 3.200 infecciones en la víspera, mientras que en Corea del Sur, donde se reportaron más de 1.000 casos por tercer día consecutivo, preocupa la saturación hospitalaria en la zona de la capital, la más poblada del país.

En Europa, Dinamarca y Alemania reportaron récord de contagios, mientras que Croacia e Italia endurecieron las restricciones de cara a las fiestas de fin de año y Suiza decretó un confinamiento nacional a partir de la próxima semana.

Fuente: Telam