Nacionales

La Confederación Argentina de Básquet suspendió a un integrante acusado de acoso sexual

La entidad se hizo eco de la denuncia de una árbitra que señaló haber sido víctima de “acoso sexual” de parte de uno de sus integrantes. Ella dejó el referato.

La Confederación Argentina de Básquet (CAB) suspendió a un integrante de la entidad denunciado por acoso sexual por parte de una árbitra, quien señaló que debido a esa situación decidió dejar la actividad.

Mediante un comunicado oficial, la entidad explicó que tras la denuncia se “activó el protocolo interno” por violencia de género “tras la acusación de la árbitra Bianca Tedesco y suspendió de manera inmediato al denunciado”.

En ese sentido, explicó que fue notificado de lo sucedido “por la Secretaría de Deportes de la Nación de la existencia de una denuncia penal por acoso sexual en el arbitraje argentino (de parte de la jueza Bianca Tedesco)”.

Asimismo puso “de forma urgente en funcionamiento su protocolo contra la violencia de género y, garantizando el derecho de defensa de la persona denunciada –aún no imputada judicialmente–, ordenó de forma inmediata la suspensión provisoria del denunciado en ejercicio de sus funciones” profesionales, correspondientes a la disciplina.

“Con esta decisión, se busca proteger de manera efectiva y urgente a la víctima de la violencia de género denunciada”, agregó.

En sus redes sociales, Tedesco denunció que sufrió situaciones de acoso sexual y, cansada y angustiada, decidió dejar el referato.

“Me eriza la piel recordar las vivencias, mensajes audios, situaciones de acoso sexual que naturalicé creyendo que ‘está bien que esto suceda’ o ‘si quiero seguir dirigiendo voy a tener que soportarlo, no queda otra’. En realidad sí quedaba otra, pero era demasiado dolorosa la opción de reconocer lo que había vivido y aprender de eso para comunicarlo”, agregó.

En ese sentido, puntualizó: “De acá a mucho tiempo seguiremos siendo las conventilleras que abren la boca para hacer quilombo, y realmente lo agradezco (lo del quilombo, claro). Si estas conventilleras no se expresaran, nos seguirían violentando, hostigando, violando, acosando, silenciando, sometiendo y matando”.

“Si hoy hablo es porque no puedo más. Porque mi salud mental pasó por estados que no son directamente proporcionales con la exigencia de mi trabajo, sino con el hostigamiento y acoso sexual que recibí en un ambiente netamente machista e injusto para quienes sólo quisimos trabajar y hacerlo bien”, añadió.

Tedesco señaló que tiene el “corazón desgarrado, los ojos hinchados y la tranquilidad de haberlo dado todo. Afortunadamente, hoy todo está en manos de la justicia”.

Fuente
RDP/NA