Nacionales

Empleados de empresas que reciben ATP no podrán comprar dólar ahorro

El Banco Central los incluyó en la base de datos que detalla quien está impedido de adquirir divisas

Los trabajadores en relación de dependencia cuyas empresas fueron beneficiadas por el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) no podrán comprar dólar ahorro.

La traba surge de una interpretación de la normativa que impide a quienes reciben planes sociales acceder al mercado de cambios, pero difiere de lo que habían entendido los bancos en un principio ya que los beneficiarios del programa son las empresas y no los empleados que reciben su sueldo habitual. Sin embargo, fuentes oficiales confirmaron que en octubre no podrán comprar divisas.

En agosto 1,4 millón de empleados de empresas privadas cobraron parte de su sueldo a través de la Anses. Se trata de uno de los beneficios para empresas del ATP, que ayuda a aquellas firmas que vieron caer su facturación debido al parate económico que generó la pandemia de coronavirus Covid-19. Ese universo quedará fuera del mercado cambiario en lo sucesivo, de acuerdo a las normas cambiarias hechas públicas por el BCRA el 15 de septiembre pasado.

Beneficiarios de un plan social

La comunicación A 7105 del BCRA obliga a los bancos a controlar que aquellos compran dólares en sus cajas de ahorro no sean beneficiarios de “algún plan o programa caracterizado como de ayuda social, incluyendo los subsidios de carácter alimentario”, como por ejemplo:

  • Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE)
  • Asignación Universal por Hijo (AUH)
  • Asignación Universal por Embarazo (AUE)
  • Programa Acompañar
  • Otros planes sociales

Tarjetas de crédito refinanciadas

Aquellas personas que realizaron compras con tarjetas de crédito y que los saldos hayan sido refinanciados por el Banco Central, no podrán comprar dólares.

El endurecimiento de los controles de cambio no tuvo el efecto deseado por la entidad conducida por Miguel Pesce. La imposición de una percepción del 35% a cuenta del Impuesto a las Ganancias o el Impuesto a los Bienes Personales, más la exclusión de beneficiarios de ayuda social y personas que no tienen ingresos propios del cupo mensual buscaba frenar las constantes ventas de reservas internacionales que tienen lugar en el mercado cambiario.

Pero en los 6 días hábiles posteriores a las nuevas trabas el BCRA tuvo que vender reservas de todos modos: sacrificó USD 237 millones. Fuentes privadas calcularon que las ventas siguieron hasta ayer, unos USD 104 millones, aunque todavía no hay datos oficiales de las últimas ruedas. El último es del 23 de septiembre.

Casi 4 millones de personas compraron dólares en agosto, a un promedio de USD 193 cada una, aprovechando casi cada dólar que permite el cupo de USD 200. Para octubre, una porción importante de esos compradores se va a encontrar con que no tiene acceso al mercado cambiario. Los empleados de empresas beneficiarias del ATP serán parte de ese grupo.

Las normas tal como fueron anunciadas ya sufrieron modificaciones. Por ejemplo, un requerimiento de cruce de datos antes de autorizar acreditaciones en cuentas en moneda extranjera tuvo que ser suavizado porque ante la imposibilidad de acceder a esa información los bancos optaron por bloquear las transferencias electrónicas en dólares hasta tener más claridad. El jueves pasado el directorio sacó una norma extra que destrabó el problema, pero en el proceso ahorristas asustados sacaron USD 750 millones en depósitos en poco más de una semana.