Internacionales

Boris Johnson anunció restricciones por seis meses por el coronavirus

Si seguimos así habrá decenas de miles de infecciones en octubre que llevaran a cientos de muertos diarios en noviembre”, afirmó Johnson en el Parlamento.

El gobierno británico puso el freno y la marcha atrás de la desescalada del confinamiento. El primer ministro Boris Johnson anunció en el Parlamento que a partir del jueves todos los locales deberán cerrar a las 10 de la noche, recomendó el trabajo no presencial salvo para los servicios esenciales, el tapabocas será obligatorio en taxis y negocios, y se reducirán el número de participantes en bodas (a 15) y funerales (a 30).

“Como España, Francia y muchos otros países hemos llegado a un momento decisivo. En las últimas dos semanas las internaciones hospitalarias se han duplicado. Si seguimos así habrá decenas de miles de infecciones en octubre que llevaran a cientos de muertos diarios en noviembre. Y si no actuamos esos números empeorarán. Como con otras enfermedades respiratorias el Covid se contagia más rápido a medida que nos acercamos al invierno”, explicó Johnson.

El primer ministro enfatizó que las medidas se extenderán durante seis meses. La realidad meteorológica británica es que el invierno en este país se apropia de parte del otoño y la primavera: no muestra mucho respeto por las estaciones.

Johnson intentó una nota de su proverbial optimismo al cierre de su alocución parlamentaria al señalar que, para cuando llegue la primavera, la situación estará mucho mejor. “La ciencia nos está ayudando. La Dexameesthone, que probamos en este país, está reduciendo el número de casos. Está la posibilidad de una vacuna. No voy a negar que las cosas serán difíciles en los próximos meses, pero vamos a superar este momento”, dijo el primer ministro.

El optimismo de Johnson contenía un probablemente inadvertido chorro de agua fría. La vacuna, que tantos miran con expectativa, es en sus palabras más una posibilidad (“a prospect”) que una certeza. Los períodos que maneja la nueva política gubernamental parecen prescindir de la idea de una cura mágica previa que evite los sacrificios. Y el éxito, resaltó el primer ministro, dependerá de que se cumplan las reglas.

En este último punto el gobierno está en serios problemas porque la política oficial desde mayo en adelante fue una continua flexibilización del confinamiento que terminó por crear la sensación de que el Covid había desaparecido del mapa. En julio el mismo Johnson profetizaba una navidad en la que todos estaríamos abrazándonos como de costumbre.  

El impacto del relajamiento que se inició en mayo-junio y se profundizó en julio-agosto se siente ahora con la duplicación de casos. El inicio de las clases en la primaria y secundaria a principios de septiembre puso más presión sobre el sistema. Según la ONS, organismo oficial de estadísticas, los contagios han aumentado en todas las edades, desde la niños hasta los grupos de riesgo, desde la reapertura de las aulas.

Fuente: Pagina 12