Internacionales

Boric celebró el acuerdo para abrir un nuevo proceso constituyente

El presidente chileno agradeció la labor de los partidos políticos y dijo que el pueblo les dio “una segunda oportunidad” que espera sea un “paso decisivo”. Destacó que se reafirmó “el valor de la democracia”.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, celebró el acuerdo alcanzado en el Congreso de realizar un nuevo proceso constituyente para redactar una nueva Carta Magna, el cual dijo ver como “una segunda oportunidad” y esperar que sea “decisivo”.

“Luego de varias semanas de conversaciones, intensas, ásperas en algunos momentos, las fuerzas políticas han alcanzado un acuerdo y le han devuelto al país la posibilidad de tener una nueva Constitución, hemos dado un paso necesario y espero decisivo”, dijo Boric en el Palacio de la Moneda.

El mandatario de izquierda aprovechó la instancia de “agradecer” la labor de los partidos políticos, que luego de 98 días lograron acordar el camino de ruta del nuevo proceso constituyente, tres meses después de que los chilenos rechazaran en un plebiscito una propuesta anterior de nueva Constitución.

“Una Constitución es algo que tiene que ver directamente con nuestras vidas, es algo que nos incumbe y que representa el pacto social que ordena las reglas que rigen nuestra vida en común”, dijo el presidente.

Boric manifestó que espera que la nueva Carta Magna pueda responder las “preocupaciones ciudadanas en el ámbito de seguridad pública, alza del costo de la vida, pensiones, salud y educación”.

“El pueblo de Chile nos ha dado una segunda oportunidad y tenemos el deber de estar a la altura aprendiendo de las experiencias recientes”, afirmó el mandatario.

Respecto a su conformidad con el acuerdo alcanzado, Boric manifestó que “todos tuvieron que ser capaces de moverse de sus posiciones originales”, pero que lo importante es “que acá se reafirma el valor de la democracia”.

Las necesidades de la ciudadanía
Boric cerró su discurso haciendo un llamado al mundo político a que “sea capaz de dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía” y que las “peleas chicas queden de lado” para no caer en los errores del proceso constituyente anterior.

El proceso, acordado en la noche del lunes por los parlamentarios, estará a cargo de un Consejo Constitucional de 50 miembros elegidos por voto popular que tendrán por único objeto discutir y aprobar una propuesta de texto de nueva Constitución y una Comisión Experta de 24 miembros designada por el Congreso.

La Comisión Experta, que comenzaría a funcionar en enero del próximo año deberá presentar un anteproyecto al Consejo Constitucional, que será votado en abril de 2023, para instalarse el 21 de mayo y entregar el proyecto final el 21 de octubre del mismo año.

El 26 de noviembre o el 1 de diciembre se realizará un plebiscito de salida obligatorio en el que se decidirá si se ratifica o no el proyecto de Carta Magna.

Segunda oportunidad
Esta será la segunda oportunidad que se dan los parlamentarios chilenos de escribir una constitución en democracia, ya que la vigente data de 1980, cuando el país vivía la sangrienta dictadura de Augusto Pinochet.

El primer proceso constituyente fue rechazado el pasado 4 de septiembre, cuando la propuesta comandada por la Convención Constitucional, órgano compuesto por 155 miembros elegidos por votación popular, fue rechazada en el plebiscito de salida con un contundente 61% de los votos.

El inédito proceso constitucional, democrático, paritario y con la participación de los pueblos originarios, fue posible tras las movilizaciones y masivas manifestaciones del denominado estallido social de octubre de 2019, que llevaron a un acuerdo con la mayoría de los partidos del oficialismo y oposición para redactar una nueva carta magna.

Fuente
Telam