Nacionales

Alberto Fernández en la COP26: el planteo argentino ante el cambio climático

El Presidente ratificará el compromiso de priorizar acciones climáticas y ambientales pero exigirá que “los esfuerzos de reducción de emisiones tengan en cuenta las vulnerabilidades y diferentes capacidades que existen en los países en desarrollo”. También acordará inversiones en el país.

La cumbre del G20 en Roma fue tranquila en comparación con la cantidad de gente, los controles por coronavirus y los requisitos para entrar a Glasgow, la ciudad más poblada del Reino Unido y explotada ahora de presidentes y diplomáticos que llegaron para tratar de llegar a acuerdos que generen cambios climáticos sustentables. Los convoca la Cumbre de Líderes del COP26 y uno de los que arribó hasta aquí para fijar su posición es Alberto Fernández. El Presidente dará su discurso mañana martes y ratificará el compromiso de la Argentina en priorizar acciones climáticas y ambientales, además de plantear la necesidad de avanzar en acuerdos para la reducción de emisiones de CO2 según las capacidades de los países en desarrollo y acordar inversiones para el país.

A su arribo a Glasgow Fernández fue recibido por el primer ministro británico, Boris Johnson, y el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres. La cumbre sobre “Acción y Solidaridad: La Década Crítica” es presidido por Jonnson y por su par italiano, Mario Draghi.

La cumbre alteró por completo la cotidianeidad de Glasgow. Para dar solo un ejemplo del grado de organización de la cumbre, cada persona que entró al evento tuvo que hacerse un test rápido de coronavirus parecido a un test de embarazo, llenar el resultado (si era negativo) en un formulario online y mostrarlo en cada puerta de acceso.

Glasgow parece la Torre de Babel: gente que habla todos los idiomas, mujeres con velos, distintos estilos de vestimenta y pantallas de televisión y periodistas transmitiendo para sus medios pueblan el centro de prensa. Multiculturalismo al palo.

Si alguien quiere consumir algo, tiene que pagarlo con libras y todo es de papel y madera para cuidar el medio ambiente. Hasta las cucharas para comer un yogur.

Para los que no están acostumbrados o no visitaron el Reino Unido, llama la atención, además, de que a los micros se entra por la izquierda, que los cinturones de seguridad no se abrochan: se estiran hasta que uno se los apoya sobre el cuerpo.

La sensación y los nervios que parecen tener todos los presentes dan cuenta de la importancia de la cumbre: la idea es que de acá salgan realmente propuestas e inversiones para que se deje de dañar el planeta.

Pero también hay escépticos de que algo vaya realmente a cambiar: era divertido ver los comentarios de los que seguían virtualmente los discursos porque muchos decían, en otras palabras más fuertes, que los que estaban hablando no iban a producir ningún cambio importante. Será cuestión de esperar el documento final.

La exposición de Fernández será mañana, pero hoy es una jornada importante por la inversión millonaria que una empresa australiana realizará en hidrógeno verde en Río Negro.

Desde el Gobierno adelantaron que el eje de la participación Argentina en la cumbre será “reafirmar el compromiso de poner a la acción climática y ambiental en el centro de las prioridades” y proponer que cada país tenga “responsabilidades comunes pero diferenciadas” en la reducción de gases del efecto invernadero.

Fernández planteará “que los esfuerzos de reducción de emisiones tengan en cuenta las vulnerabilidades y diferentes capacidades que existen en los países en desarrollo”.

Reuniones bilaterales
La agenda de Fernández en Glasgow incluye encuentros bilaterales con su par de la República de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, y con su par de Confederación Suiza, Guy Parmelin. En el marco de la cumbre mantuvo también un encuentro informal con el presidente de Finlandia Sauli Niinistö.

Fuente
Página 12