InternacionalesLo Último

Los manifestantes quieren hacerse oír frente a la Casa Blanca

Cientos de manifestantes contra el racismo se reunieron frente a la Casa Blanca el jueves en Washington para exigir la salida de Donald Trump, en momentos que el presidente de Estados Unidos se prepara para aceptar oficialmente la nominación de su partido para disputar un segundo mandato.

"Tenemos que sacar a Trump, tenemos que destruir el sistema completo. Necesitamos una revolución", declaró Keherra Wedderburn, de 18 años, al ritmo de los tambores y cantos de "Trump/Pence fuera ahora".

"Este presidente (y vicepresidente) no van a hacer nada porque no son ellos los que reciben los disparos en las calles", dijo esa estudiante negra oriunda de Houston, capital del estado de Texas (sur).

Por su parte, Michael Legend, un afroestadounidense de 33 años originario de Washington, añadió que "cada vez hay más gente preparada para que Trump renuncie al poder".

A poca distancia de estos manifestantes, el multimillonario republicano se preparaba para aceptar la nominación de su partido durante un discurso que será pronunciado en los jardines de la Casa Blanca, protegidos por grandes puertas de hierro.

"No queremos ver a Donald Trump aceptar la nominación. El objetivo es aguarle (este evento)", sostuvo Miriam Oppenheimer, que llegó a la capital desde Filadelfia para manifestarse.

No muy lejos de esta manifestación antirracista, los partidarios de Donald Trump también se reunieron en el "National Mall", una enorme explanada donde se encuentran los museos y monumentos oficiales de Washington.

"Trump anima a sus seguidores a ser violentos, y nosotros animamos a la gente que nos apoya a ser pacíficos", dijo Oppenheimer, de 53 años, que sostenía un cartel que decía: "La policía es la herramienta del fascismo".

Las manifestaciones del movimiento contra la violencia policial y el racismo "Black Lives Matter" se habían reducido en las últimas semanas, pero las heridas se reabrieron con el reciente caso de Jacob Blake.

El domingo pasado, un policía blanco de Kenosha disparó varias veces en la espalda a quemarropa a ese padre de familia, de 29 años y de raza negra. Según su abogado, el hombre quedará paralítico.

dax/seb/lp/llu