Nacionales

La fiscalía federal de Bariloche pidió desestimar la denuncia de Sabina Frederic contra los organizadores de una movilización en contra de las tomas de tierras en Villa Mascardi

sabina frederic

El conflicto por la toma de tierras en Villa Mascardi por parte de grupos mapuches tuvo en las últimas horas un giro sustancial: mientras que la Justicia federal rechazó una denuncia de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, contra los vecinos que cuestionan la ocupación ilegal de tierras fiscales, el Gobierno aceptó sentarse a dialogar con los pobladores que están muy molestos con la comunidad mapuche, que desde el 2017 ocupa tierras del Parque Nacional, a unos 35 kilometros de Bariloche.

La jefa de la Fiscalía Federal de Bariloche, Silvia Little, pidió desestimar la denuncia penal del Gobierno contra los vecinos que el sábado pasado marcharon contra la ocupación de tierras en Villa Mascardi y la violencia permanente de parte de encapuchados de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, emplazada en 2017 en tierras del Parque Nacional Nahuel Huapi.

La ministra Frederic acusó a los manifestantes de buscar incurrir en los delitos penales de “amenazas (simples, coactivas y agravadas (genéricamente mencionadas), extorsión, instigación a cometer delitos, asociación ilícita, intimidación pública, apología del crimen y resistencia a la autoridad”.

Sin embargo, hoy la fiscal Little consideró que “no corresponde iniciar un proceso penal en orden al hecho denunciado, por lo que deben desestimarse estas actuaciones por inexistencia de delito”.

De esta manera, quedó casi sin efecto la denuncia presentada por Frederic. Y atentos a esta situación tanto el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, como la ministra de Justicia, Marcela Losardo, al igual que la misma Frederic se comprometieron hoy ante la gobernadora de Río Negro, Arabella Carreras, a sentarse a dialogar cuanto antes con los vecinos de Villa Mascardi para encontrar “una solución pacífica” al conflicto que lleva tres años.

“Si algunos vecinos están molestos y aunque sus posturas sean duras pero siempre en el marco de un diálogo democrático y sin amenazas, estamos dispuestos a escucharlos y a sentarnos a dialogar”, dijo a Infobae el secretario del Ministerio de Seguridad, Gabriel Fucks. También el funcionario aclaró que el Gobierno se sentará a hablar con los mapuches que ocupan las tierras de Villa Mascardi de quienes, dijeron, “no se aceptará el nivel de tensión y violencia que han mostrado”.

Esta fue la conclusión que quedó tras la reunión que mantuvo este mediodía la gobernadora Carreras con Cafiero y el encuentro posterior que hubo de la misma mandataria de Río Negro en el Ministerio de Justicia con Losardo, Frederic y Fucks.

En lo inmediato, la Casa Rosada sostuvo ante Carreras que se apostará por la pacificación del lugar, se buscará “bajar los niveles de tensiones que hay de ambos lados (vecinos y mapuches) y se tratará de escuchar a todos los sectores involucrados”.

Tras la desestimación de la denuncia de Frederic por parte de la Justicia en la Casa Rosada descartaban hoy que el Gobierno se presente como querellante en la causa contra los vecinos que quieren apoyar a los habitantes de Villa Mascardi.

Es que el escrito de la fiscal Little es bien claro: entendió que los hechos denunciados por el Ministerio de Seguridad no constituyen delito y que no puede cercenarse el derecho constitucional de la ciudadanía a manifestarse.

Alberto Fernandez con la gobernadora de Rio Negro Arabella Carrerasv

Así, la fiscal le solicitó al juez federal subrogante en Bariloche, Gustavo Zapata, la desestimación de la denuncia presentada por el titular de la Dirección Nacional de Cooperación Judicial y Ministerios Públicos del Ministerio de Seguridad de la Nación, Jonatan Firún, contra la convocatoria ciudadana de una movilización en apoyo a los vecinos de Villa Mascardi.

La resolución judicial dio pie al reclamo que desde temprano hizo la gobernadora de Río Negro en la Casa Rosada: pidió al Gobierno que intervenga y “destrabe” el conflicto por la toma de tierras en Villa Mascardi para evitar que escale la violencia y exigió abordar “con firmeza esta situación” a la vez que pidió escuchar el reclamo de los vecinos de la zona que plantean una solución ante la usurpación de grupos mapuches en terrenos fiscales y Parques Nacionales.

A lo largo de la reunión con el jefe de Gabinete primero y luego con las ministras Losardo y Frederic, la gobernadora Carreras sostuvo sin vueltas: “El diálogo es el camino y la democracia es el camino que debemos buscar. Pero también entendemos que los vecinos de la región están sufriendo el accionar de grupos que violan las propiedades y hay que abordar esa cuestión con firmeza”, dijo la gobernadora Carreras al finalizar su encuentro con Cafiero.

Así, el Gobierno optó ahora por sentarse a dialogar con los vecinos a los que el sábado denunció, aunque Fucks fijó un límite: “No vamos a dialogar con quienes promueven la violencia ya sea de un lado o del otro”.

La gobernadora de Río Negro les comentó a los funcionarios de la Casa Rosada que en la charla que había mantenido con los vecinos de Villa Mascardi escuchó “voces sensatas y reclamos coherentes”.

El Gobierno aceptó este mensaje y está dispuesto a dialogar. Por ahora mantendrá en la zona de Villa Mascardi una vigilancia permanente de Gendarmería para evitar enfrentamientos en la zona del conflicto.

Si incluso hubiera una orden judicial de desalojo de los mapuches, en la Casa Rosada advierten que antes de ingresar al lugar tratarán de dialogar con la comunidad mapuche que ocupa esas tierras desde el 2017. Es que el Gobierno dice que no quiere repetir el error que cometió Mauricio Macri cuando decidió intervenir el lugar y por orden de la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ingresaron gendarmes y hubo un enfrentamiento con los ocupantes que terminó con la vida del joven Rafael Nahuel.

Seguí leyendo:

Quién es Betiana Colhuan, la líder mapuche de 19 años que encabeza la toma de tierras en Villa Mascardi

Científicos e intelectuales le reclamaron al Gobierno que cese el “uso ilegal del terror sanitario como herramienta para someter a la población”