Internacionales

Grecia y Turquía acordaron reanudar las conversaciones para desescalar su disputa en el Mediterráneo Oriental

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan 

El diálogo, congelado desde el año 2016, podría retomarse “pronto” gracias a las gestiones alemanas para acercar posiciones. La tensión entre las naciones escaló exponencialmente en los últimos meses, al punto que ambas realizaron ejercicios militares de manera simultánea semanas atrás.

Grecia y Turquía acordaron el martes reanudar, por primera vez en cuatro años, negociaciones para resolver sus disputas en el Mediterráneo Oriental, anunció este martes el Ministerio de Asuntos Exteriores griego.

En un breve comunicado, el departamento indicó que la 61° ronda de contactos exploratorios dará comienzo “pronto” en Estambul, aunque sin especificar una fecha. El anuncio tuvo lugar luego de una videoconferencia entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, la canciller alemana Angela Merkel y el jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, aseguró la presidencia turca. La última ronda de este tipo entre los dos vecinos habúa tenido lugar en 2016.

Ambos países se disputan zonas potencialmente ricas en gas natural, y las tensiones se elevaron de manera significativa en agosto cuando Turquía envió un barco de prospección sísmica acompañado de barcos de guerra a aguas localizadas entre Grecia y Chipre.

Las exploraciones geológicas turcas en aguas dentro de territorio griego despertaron la indignación de Atenas, que movilizó fuerzas navales y apeló a sus socios de la Unión Europea. El punto máximo de tensión tuvo lugar cuando ambos países -acompañados de sus aliados- realizaron ejercicios militares simultáneos en el área.

Sin embargo, con el objetivo de “dar oportunidad a la diplomacia”, Turquía retiró el 13 de septiembre el barco “Oruç Reis”.

Erdogan afirmó en la videoconferencia que “el impulso tendiente a bajar las tensiones y explotar los canales de diálogo debe ser apoyado con medidas recíprocas”, según la misma fuente.

Erdogan dijo además que está dispuesto a entrevistarse con el Primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis si ve signos de “buena intención” de su parte. “Nuestra prioridad es resolver los conflictos mediante un diálogo sincero, basado en el derecho internacional y sobre una base equitativa”, declaró el jefe de estado turco en su discurso ante la asamblea general de las Naciones Unidas por videoconferencia.

“Sin embargo, quiero dejar claro que nunca toleraremos ningún tipo de imposición, acoso o ataque”, añadió Erdogan, antes de proponer la organización de una conferencia regional para discutir “derechos e intereses” de los países del Mediterráneo oriental, que incluye también a la autoproclamada República turca de Chipre-Norte (RTCN).

En Atenas, el ministerio de Relaciones exteriores griego indicó que las conversaciones programadas se realizarán en Estanbul, pero sin precisar la fecha.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, instó el martes Erdogan, a participar “sin ambigüedad” en la reducción de las tensiones en el Mediterráneo que habían provocado temores de conflicto con Grecia.

Francia se ubicó a la vanguardia de una serie de países europeos que amenazaron con sancionar a Estambul si seguía adelante con sus acciones. Y Macron presionó a Turquía para que “se abstenga de cualquier nueva acción unilateral que pueda provocar tensiones y se involucre sin ambigüedad en la construcción de un área de paz y cooperación en el Mediterráneo”.

No obstante, París envió por su parte otra señal de calma, al anunciar que los jefes de Estado de ambos países mantendrían una conversación telefónica.

La crisis está en la agenda de una cumbre europea debía tener lugar el 24 y 25 de septiembre en Bruselas, pero fue aplazada para inicios de octubre. No obstante, su celebración es una incógnita después de que se advirtiera que una persona con la que Michel estuvo en contacto hace unos días contrajo coronavirus.

Precisamente uno de los principales temas que se iban a abordar esta semana en esa reunión eran las posibles sanciones contra Ankara, en el contexto de la tensión por la búsqueda de gas en aguas mediterráneas sobre las que Turquía, Chipre y Grecia reclaman derechos.

Las tensiones entre Grecia y Turquía se han enfriado en las últimas semanas tras un gran esfuerzo diplomático y todo un verano de amenazas, declaraciones cruzadas y maniobras militares, especialmente tras la salida de un buque exploratorio desde Turquía que inspeccionaba aguas que Grecia considera de su jurisdicción.

Fuente: AFP y EFE