InternacionalesLo Último

«El virus no hace huelga», dice la ministra de Salud de Perú ante la protesta de médicos

Los médicos protestarán ante la sede del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Salud (INS) cuando Perú superó el lunes los 600.000 contagios acumulados, que lo mantiene como el sexto país del mundo con más casos confirmados. EFE/Paolo Aguilar/Archivo
Los médicos protestarán ante la sede del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Salud (INS) cuando Perú superó el lunes los 600.000 contagios acumulados, que lo mantiene como el sexto país del mundo con más casos confirmados. EFE/Paolo Aguilar/Archivo
(EFEI0342/)

Lima, 25 ago (EFE).- La ministra de Salud de Perú, Pilar Mazzetti, recordó este martes a los médicos de la sanidad pública que "el virus no hace huelga", como la convocada para este miércoles y jueves por la Federación Médica para reclamar más inversión, estabilidad laboral, equipos de seguridad y pago puntual de sueldos.
Aunque desde el gremio médico se asegura que la huelga no afectará a la atención de los pacientes ya que en la protesta solo participarán médicos que estén de libranza, Mazzetti lamentó que sus colegas de profesión tomen este tipo de medidas en plena pandemia del coronavirus, que tiene a Perú como el sexto país con más casos.
"Me parece que es lamentable que en una situación de pandemia estemos pensando en paralizaciones cuando nuestra población nos necesita", dijo Mazzetti tras participar junto al presidente de Perú, Martín Vizcarra, en una reunión en el Palacio de Gobierno de Lima con representante del Colegio Médico del Perú (CMP).
"Todos tenemos necesidades absolutamente entendibles, pero creo que no es el momento para este tipo de medidas. Nuestra población necesita del sistema de salud y el virus no hace huelga, ni levantamiento ni marcha", añadió.
La ministra, que en plena pandemia asumió el cargo por tercera vez en su carrera, deseó que la Federación Médica "recapacite" y deponga la protesta, pero admitió que la posibilidad de un acuerdo para que se levante la convocatoria es lejana porque las posiciones están muy distantes.
CIFRAS ABULTADAS
Los médicos protestarán ante la sede del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Salud (INS) cuando Perú superó el lunes los 600.000 contagios acumulados, que lo mantiene como el sexto país del mundo con más casos confirmados.
Las muertes por COVID-19 se aproximan a las 28.000 y cada vez acercan a Perú a la mayor tasa de mortalidad a nivel global de la enfermedad.
Sin embargo, los registros de defunciones revelan que los decesos durante la pandemia se han incrementado en un 120 % respecto al mismo periodo de años anteriores y existe un exceso de unas 65.000 muertes.
El Ministerio de Salud destacó en un comunicado que Perú es el segundo país de Latinoamérica y el decimoctavo del mundo que más pruebas procesadas, al rebasar también el lunes los 3 millones, lo que equivale al 9,1 % de la población del país.
Sin embargo, el 83,5 % de estas pruebas son rápidas o serológicas, que acostumbran a tener un promedio de 30 % de falsos positivos, mientras que el 16,5 % son pruebas moleculares, también llamadas test PCR.
VACUNA A PRUEBA EN AMAZONÍA
En mitad de la polémica entre el Gobierno y el gremio médico, este martes continuaron los preparativos para iniciar en Perú los ensayos clínicos de las vacunas desarrolladas por el laboratorio chino Sinotech y la farmacéutica estadounidense Janssen, del grupo Johnson & Johnson.
El director de Asuntos Médicos de Janssen Latinoamérica Norte, Carlos Alvarado, precisó a la agencia oficial Andina que este estudio clínico se hará en Lima y Callao, la ciudad portuaria aledaña a la capital peruana, pero también en la amazónica región de Loreto, una de las más golpeadas por la pandemia.
Las pruebas de esta vacuna convocarán a unos 60.000 voluntarios, de ellos 5.000 o 6.000 en Perú, mientras que el resto serán de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Estados Unidos y Sudáfrica.
El principal grupo de voluntarios serán adultos de entre 18 y 60 años sanos pero también habrá otro grupo más pequeño que tenga algunas enfermedades simultánea que agravan y complican el estado del paciente en caso de contraer el coronavirus.