Nacionales

Después de 172 días de cuarentena, Argentina superó el medio millón de casos de coronavirus

Este mapa interactivo muestra la distribución de casos en las provincias, a nivel distrital, y permite comparar la situación actual con la de un mes atrás.

A casi seis meses de la cuarentena obligatoria impuesta por Alberto Fernández, casi ningún distrito del país quedó libre de coronavirus. Según el último reporte del Ministerio de Salud de la Nación ya hay casi medio millón de argentinos contagiados y de ellos, 111.000 cursan activamente la enfermedad.

En mayo pasado, a dos meses del inicio de la cuarentena, el 58% de los municipios estaba libre de coronavirus: 310 distritos sobre un total de 528 no registraban contagios. Tres meses después, ese porcentaje bajó al 22% y con los números de hoy, solo el 10% de distritos no tienen casos.

Los 10 distritos con más casos en Argentina

Según el análisis realizado por la Unidad de Datos de Infobae, sobre la base del último conjunto de datos abiertos del Ministerio de Salud de la Nación, el ranking de los 10 distritos con mayor cantidad de infectados lo lidera La Matanza, con casi 40.000 casos, seguida de Quilmes con más de 20.000 y Lomas de Zamora con casi 15.000. Luego vienen Almirante Brown, Lanús, la Comuna 4 de CABA, General San Martín, Avellaneda, Comuna 8 de CABA y La Plata con casos que van entre los 10.000 y 14.000 en cada jurisdicción.

En el otro extremo, hay 53 municipios todavía libres de Covid. De ellos, 7 están en Catamarca, 7 en Chubut y otros 7 en La Pampa, 6 en San Juan, 6 en Misiones, 4 en Salta, 3 en Chaco, la misma cantidad en Río Negro y Corrientes, 2 en Neuquén y la misma cantidad en Santiago del Estero; uno de San Luis, uno en Santa Cruz y otro en Formosa.

Aumento exponencial

Los 500.034 casos y 10.405 muertes por Covid registrados esta noche desde el inicio de la pandemia fueron aumentando a paso lento pero sostenido. La curva de contagios nunca dejó de ser exponencial: los números demuestran que, no solo no se aplanó como se esperaba sino que sigue en ascenso.

El informe reservado que el Ministro de Salud, Ginés González García, le llevó a Alberto Fernández a mediados de marzo -y que Infobae publicó el 22 de ese mes– predecía que en el peor de cuatro escenarios posibles, Argentina podría llegar a los 2,2 millones de contagios. Incluso mencionaba que el número de muertos podría llegar a los 60.000. Fue lo que convenció al primer mandatario de dictar el primer decreto del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO).

Por aquel entonces, el gobierno confiaba en que, con medidas tales como la interrupción de las clases a dos semanas de confirmado el primer caso (una semana antes a lo hecho por China y 15 días antes de lo implementado en Europa) y una cuarentena extrema en las ciudades con mayor cantidad de contagios, podía esperarse una buena evolución de la epidemia.

Sin embargo, la vuelta atrás con medidas aún más restrictivas es poco viable por el cansancio social y sus posibles resultados a esta altura. “Volver a todo el país a Fase 1 tendría poca utilidad, porque hay lugares que tienen muy bajo número de casos y allí la medida es innecesaria; mientras que en otras provincias con brotes y crecimiento exponencial valdría la pena hacer una Fase 1 corta restrictiva de no más de 14 días, como hicieron algunos países como España con Cataluña por ejemplo o Galicia hace 4 semanas”, sostuvo ante Infobae el médico infectólogo Eduardo López.

Argentina en relación al mundo

A nivel global, Estados Unidos se convirtió en el país más afectado por la pandemia. En ese país los contagios superan los 6 millones y los muertos casi 190.000. Inmediatamente a continuación se ubica India, con más de 4 millones de casos y más de 72.000 fallecidos. En tercer lugar, está Brasil, que ayer reportó 4.147.794 contagios y 126.960 muertes.

Sobre una lista de 150 países, en número de positivos detectados, Argentina se mantiene en la décima posición con 500.034 casos registrados hasta el momento, por debajo de España y México que tienen 534.513 y 637.509 casos respectivamente.

Al posicionarse sobre el nombre de cada país, se visualizan los datos detallados de los distintos indicadores para cada uno.

La situación actual de Argentina es hoy similar en contagios acumulados a la de España, con una población similar que permite la comparación. Ambos tienen una tasa de incidencia – casos confirmados cada 100.000 habitantes. – muy parecida: alrededor de 1.100 positivos cada 100.000 habitantes.

España había logrado el amesetamiento de la curva a finales de mayo, pero ahora están teniendo un rebrote y se teme que el escenario se repita en otros países de Europa. Fue el primer país europeo en superar el medio millón de casos, como Infobae informó el lunes pasado.

Aunque la península ibérica tiene 29.516 fallecidos, casi el triple de muertos que Argentina, debido al ritmo acelerado que tuvo la pandemia en sus inicios, lo que llevó al colapso del sistema sanitario. Esto hace que la tasa de letalidad (muertos con relación a confirmados), sea en España más alta que la de nuestro país: 6 personas fallecidas por cada 100 infectadas, mientras que en Argentina solo mueren dos.

También la mortalidad (muertos por millón de habitantes), es superior en España: tiene 629 fallecidos sobre esa base, mientras que Argentina tiene 234.

Si se analiza la cantidad de recuperados, nuestro país viene teniendo una mucho mejor perfomance, producto de un sistema sanitario que pudo fortalecerse por la cuarentena temprana, y por una menor edad de los contagiados. Mientras que en Argentina el 75% de los pacientes ya tuvo el alta médica -366.590 casos-, en España solo el 29 % logró esa meta.

¿Cuál es la estrategia con la que afrontan el nuevo embate del virus en ese país? En Madrid, que es la zona más castigada, se restringió la circulación por un lado, y se aumentó la capacidad de testeo por el otro.

Pocos testeos a nivel nacional

A la fecha, Argentina lleva 1.432.624 test realizados, que incluyen nuevos y duplicados en los casos de seguimiento, de acuerdo con lo informado por las autoridades nacionales. Esta cantidad indica que el número de test totales por millón de habitantes, es de 31.568, un número bastante inferior al de otros países latinoamericanos como España (213.595), Italia (153.393), Chile (137.965) ó Perú (102.450).

Justamente para profundizar la política de testeos, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Salud, Fernán Quirós, anunciaron que en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) comenzarán a evaluar con PCR a todos los contactos estrechos asintomáticos de los casos confirmados de coronavirus. Se trata de “una iniciativa preventiva que se había implementado hace un mes con los convivientes de personas positivas y ahora también se extenderá a las viviendas colectivas que presenten al menos un contagio”, explicaron.

¿Qué pasó en las provincias?

Hace un mes, la Ciudad era conjuntamente con la Provincia de Buenos Aires – en especial, los partidos del conurbano- los dos focos que más preocupaban. Para ese entonces, el 85% de los nuevos casos se daba en estos distritos, y el 15% restante en el resto del país.

Según los últimos números oficiales, CABA y PBA concentran el 62% de los nuevos positivos confirmados y el resto de las provincias el 38%. Esto implica un cambio en la expansión de la pandemia: aumentó en el interior y bajó en la suma de los dos distritos más grandes del país.

Pero si se analizan los casos acumulados desde el comienzo de la enfermedad, el 82% de todos los contagios fueron detectados en territorio bonaerense y porteño, y el restante 18% restante en las demás provincias.

Camas de terapia

Un indicador importante a monitorear es la cantidad de casos activos internados en unidades de terapia intensiva (UTI). Hoy hay 2.719 camas ocupadas sobre un total de 11.517 camas totales de cuidados críticos, entre el sector público y privado. A nivel nacional, las camas de terapia intensiva por Covid ocupadas representan casi el 24% de las camas totales. Y si calculamos la relación con los pacientes activos, con los números de ayer, solo el 2,4 % de quienes cursan activamente la enfermedad están requiriendo una cama UTI.

Pero si se consideran todas las patologías, según fuentes de la cartera sanitaria nacional, al día de hoy, el porcentaje de ocupación de camas UTI es de 61,6% a nivel nacional y de 68% en el AMBA.

“Pero ese porcentaje de ocupación es un promedio, en más bajo en muchas zonas del interior y más crítico en otras, como por ejemplo en algunos municipios de Jujuy, Salta Capital, San Juan Capital, Gran Mendoza, y en la zona del Alto Valle, como Cipolletti, General Roca y Neuquén Capital”, explicó un funcionario del Ministerio de Salud a partir del registro centralizado que lleva esta cartera sobre la disponibilidad de camas. Este monitoreo es factible ahora porque se implementó un software en el que cargan los datos los efectores públicos y privados de todo el país dos veces al día. “Cuando en una localidad o ciudad supera el 70%, lo ponemos en rojo”, advirtió. Sin embargo, la distribución de las camas UTI no es parte de los datos de ocupación que se informan públicamente.

En CABA, según el Ministerio de Salud porteño, la ocupación del total de las 450 camas UTI disponibles destinadas a pacientes con Covid es de 61% (274 pacientes). En tanto, la ocupación de las camas del total de 115 camas de cuidados críticos disponibles para personas con otras patologías, hoy es del 89%, con un promedio desde el inicio del invierno del 76%.

Desde diferentes ámbitos, público y privado, coinciden en que la ocupación actual general de camas UTI es similar a la de otros años, en época invernal.

Así lo confirmaron desde el Ministerio de Salud de Nación, aunque explicaron que no tienen el dato preciso a nivel nacional porque “antes no había un sistema centralizado de registro, pero es lo que informan los ministros de Salud de las provincias”. En tanto, desde CABA coincidieron en que “el año pasado, la ocupación de UTI en esta misma época -que es la más demanda- fue de alrededor del 90%”.

Hugo Magonza, presidente de ACAMI y miembro de la Comisión Directiva de la Unión Argentina de Salud (UAS), ante la consulta de Infobae, explicó los motivos: “Todos los años por esta época, la actividad asistencial y las intervenciones programadas eran muy activas, cirugías cardíacas, neurocirugías, cirugías complejas que requieren camas UTI post operación. Lo que está pasando es que se postergaron muchas operaciones programadas y todos esos pacientes están esperando que pase la pandemia. El que tiene una enfermedad grave, salvo que sea urgente, posterga internarse para no correr riesgo de infectarse. Asimismo, las enfermedades invernales han disminuido bastante porque la gente está adentro, está cuidada. Y también hay menos accidentología".

No obstante advirtió que “la cama del paciente de cirugía que luego iba a UTI, en dos o tres días se desocupaba. En el caso de pacientes con Covid, rotan mucho más lento, y están entre diez y quince días en terapia en promedio”.

Más allá de la disponibilidad de camas y respiradores, el otro factor a tener en cuenta es el de los médicos terapistas. Arnaldo Dubin, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), advirtió que el cuello de botella del sistema no son las camas, sino el recurso humano.

Magonza, por su parte, describió la situación de exigencia y cansancio que están atravesando los profesionales de la salud: “Hoy no es el peor momento del contagios en CABA. Fue el mes pasado, ahora está más estable. El personal de la salud que se infectó en agosto, ya se recuperó y volvió a trabajar. Pero lo que está pasando es que el personal trabaja muchas horas, en condiciones de estrés muy alto y hay mucha fatiga laboral. A eso se le suma que, como no está lo bien pago que debería, tiene que hacer multiempleo”.

Cómo se procesó la información

Los datos sobre COVID-19 fueron descargados del repositorio de datos de la Universidad Johns Hopkins.

La fuente de los datos en Argentina es el Ministerio de Salud de la Nación, que mantiene en línea un conjunto de datos abiertos, que se actualizan diariamente a las 18. Los datos de CABA se tomaron del sitio de datos abiertos de la ciudad de Buenos Aires. A esto se suma la carga manual que se hace sobre los partes diarios de nuevos casos y nuevos muertos por provincia.

Para descargar la hoja de cálculo que usamos en la producción de este artículo, con sus pestañas por datos mundiales y nacionales, siga este enlace.

Visualizaciones interactivas: Daniela Czibener