Nacionales

Cristina Kirchner convocó a una sesión en el Senado para este jueves y el Frente de Todos le dará media sanción a la reforma judicial

Foto de archivo de la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Foto de archivo de la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
(EFEI0658/)

El próximo jueves el Frente de Todos, con el único acompañamiento del rionegrino Alberto Weretilneck, dará media sanción al proyecto la“Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal” enviado por el Poder Ejecutivo. Aunque Juntos por el Cambio se opone a su tratamiento, sus senadores participaron de los cinco plenarios de comisión con preguntas y debate pero sin introducir propuestas al texto oficial que tendrá un trámite complejo en la cámara de Diputados donde además de esa fuerza política, otros opositores ya se manifestaron en contra.

En las últimas horas hubo dos infructuosos puentes de diálogo abiertos entre el oficialismo y la oposición que encaró el propio Alberto Fernández: un encuentro a solas en Olivos con el senador Martín Lousteau, que le pidió postergar el tratamiento y una conversación telefónica este lunes entre el presidente y el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Es que la misma reforma que avanza rápido en el Senado quedará frenada en Diputados.

Esta tarde la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó la convocatoria a una sesión especial para el 27 a las 14 con cuatro temas en el orden del día. El primero de ellos será la autorización de la entrada de tropas extranjeras y la salida de fuerzas nacionales para participar del ejercicio del programa de ejercitaciones combinadas. En segundo lugar se debatirán dos dictámenes que impulsan la anulación de las designaciones de vocales de los tribunales de enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal y el de la Defensa en representación del Senado, Mario Laporta y Juan Simoni, nombrados por la ex vicepresidenta Gabriela Michetti y a quienes el kirchnerismo reemplazará. En cuarto lugar figura el proyecto de reforma judicial. Aunque el mandato de Laporta vence en octubre, será reemplazado por César Grau quien podría actuar en procesos contra fiscales e incluso contra el propio procurador interino Eduardo Casal contra quien el oficialismo analiza iniciar juicio político y presiona para provocar su renuncia.

Hoy también, y por primera vez, Fernández de Kirchner se refirió en público a la reforma judicial que tuvo cinco sesiones de comisión en el Senado por donde pasaron 45 expositores, entre jueces, fiscales, constitucionalistas, abogados y representantes de ONG. Sufrió varias modificaciones, como la creación de más juzgados penales en las provincias y en la ciudad de Buenos Aires y se determinó que, en principio, el costo de su instrumentación alcanzaría los $ 1939 millones.

El presidente argentino Alberto Fernández anuncia el proyecto de reforma judicial en la Casa Rosada en Buenos Aires
La presentación de la reforma judicial en la Casa Rosada (Argentina Presidency/)

Aunque no se cambiaron propuestas fundamentales para el kirchnerismo, que defendió la iniciativa en las comisiones, sí se descartó la unificación del fuero Civil y Comercial con el Contencioso Administrativo. En cambio se creará un tribunal de resolución de conflictos de competencia.

En un mensaje público desde su blog personal, Cristina Kirchner destacó la creación de nuevos juzgados y el cumplimiento del mandato de la reforma constitucional de 1994, que ordenaba la transferencia de la justicia ordinaria a la esfera de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, ya desde el título con signos de pregunta,relativizó que se trate de una profunda reforma judicial. En su entorno aclararon la cuestión: “Ella quiso poner blanco sobre negro y explicar que se trata de la creación de juzgados”. Sus intérpretes aseguraron a Infobae que no tuvo otra intención que bajar el tono a la polémica generada con la oposición y “poner en su lugar un debate contaminado por prejuicios”. Lo mismo quisieron entender en la Casa Rosada.

El proyecto, escribió la Vicepresidenta, “aborda cuestiones de competencia, que le da una mayor transparencia al ingreso y al sorteo de causas e introduce la perspectiva de género, se lo ha titulado erróneamente “Reforma Judicial”… y la verdad es que haciendo honor a la precisión semántica que deben tener nuestras palabras, en nuestro país en los últimos 20 años solamente ha habido dos reformas judiciales”. La primera de la dos, fue la suya en el año 2013 “que, votada por el Parlamento, fue dejada sin efecto por el propio Poder Judicial al afectar sus privilegios”. A la segunda la calificó como “de facto” y referencia a la realizada por el ex presidente Mauricio Macri. Una vez más lo acusó de tener como objetivo “perseguir y encarcelar opositores políticos y empresarios. A algunos de estos últimos para despojarlos de sus empresas y a otros para saldar cuestiones comerciales o hasta personales”.

“Sinceramente”, continuó, “creo que el país todavía se debe una verdadera reforma judicial que no es la que vamos a debatir este jueves. Sin embargo, la primera actitud que debe tener la totalidad del sistema político argentino, cualquiera sea su postura ideológica y partidaria, es aceptar que cualquier diferencia, no sólo respecto de la organización del Poder Judicial o de la necesidad de su reforma, sino de cualquier otra cuestión sobre la que no haya acuerdo, tiene un solo lugar de discusión y resolución: el Congreso de la Nación”.

Precisamente la tensión de las últimas semanas se sintió en el Congreso donde para frenar el avance de la reforma Juntos por el Cambio amenaza con no volver a participar de las sesiones en la Cámara de Diputados, la única de las dos donde el Frente de Todos no tiene mayoría propia ni quórum.

sesion comision senado reforma judicial 19-08
(Luciano Ingaramo / Comunicación Senado)

En ese marco y tras tres semanas de tratamiento, la vicepresidenta de la comisión de Asuntos Constitucionales, Laura Rodríguez Machado (Juntos por el Cambio), envió una nota a la presidenta María de los Angeles Sacnun para certificar la firma de los dictámenes. Desconfiada, la cordobesa quiso chequear día y hora del trámite parlamentario ya que para que los proyectos sean tratados en el recinto se requieren siete días. Caso contrario el oficialismo necesitaría la habilitación de los dos tercios de los presentes a lo que no accedería la oposición.

Sacnun, que fue quien lideró el debate estas semanas, respondió de inmediato con una nota en la que adjuntó los expedientes digitales de los dictámenes que se debatirán este jueves con sus respectivas firmas, tanto del paso por su comisión como por el plenario de Asuntos Constitucionales y Justicia y Asuntos Penales para el caso de la reforma judicial. Como se había anunciado, sólo hubo firmas de senadores del Frente de Todos y del ex gobernador Weretilneck.

Entre los dictámenes firmados está no sólo el de reforma judicial, sino también la resolución de rechazo a la cautelar de la jueza María Biotti que ordenaba no avanzar con el tratamiento de los pliegos de dos jueces trasladados por Mauricio Macri. También los dictámenes presentados para desplazar a Mario Laporta y Juan Simoni como vocales titular y suplente respectivamente del Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal y la renuncia de Felipe Ricca como vocal suplente del organismo, otra de las estrategias del Frente de Todos para empujar la salida del procurador interino Eduardo Casal.

Con quórum y mayoría simple asegurados, el Frente de Todos no tendría dificultades para dar la media sanción a la reforma el próximo jueves. Más complejo será el trámite en la Cámara de Diputados donde tanto el presidente Alberto Fernández como el titular del cuerpo, Sergio Massa, avisaron que no tienen “apuro” ni “urgencia”. Los números les juegan en contra: además de Juntos por el Cambio los diputados que responden al gobernador cordobés Juan Schiaretti y los de Consenso Federal, alineados con Roberto Lavagna, ya se manifestaron en contra de la reforma judicial.

Esta tarde los 116 diputados del principal interbloque opositor mantuvieron una reunión vía zoom con los representantes de la Asociación de Magistrados y de Fiscales. Durante dos horas analizaron el proyecto. Tanto Marcelo Gallo Table, de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de Justicia Nacional, como el fiscal Carlos Rívolo cuestionaron la oportunidad y el contenido de la iniciativa.

Ambos expositores habían pasado por el plenario del Senado donde habían manifestado también sus diferencias. Gallo Tagle señaló: “No queremos frenar este o cualquier proyecto de reforma. Pero queremos que sea de forma seria, sin soslayar aspectos tan centrales como está sucediendo ahora. Nos preocupa que este proyecto nazca con tantas suspicacias y sospechas sobre sus verdaderas intencionalidades. Hay que hacer un proyecto de reforma judicial como corresponde, mejorar la prestación del sistema de justicia”. Y agregó: “En Capital Federal genera intangibilidad de la función judicial, que pasa a ser muy precaria y esto afecta a la prestación del servicio de justicia”.

diputados juntos por el cambio
Diputados de Juntos por el Cambio escucharon hoy a jueces y fiscales contra la reforma

Por su parte Rívolo, presidente de la Asociación de Fiscales nacionales, manifestó que “no nos parece que el Estado esté en condiciones para poder hacer frente al incremento presupuestario que esta reforma va a demandar. Desde su concepción, esta reforma nace antigua” y cuestionó “este intento de licuar el poder de Comodoro Py” en referencia a la creación de más juzgados entre los que se repartirían las causas penales.

También participó el fiscal Raúl Pleé quien marcó que “el objetivo fundamental es que los jueces federales que están en funciones no actúen por un año entero, ya que las causas nuevas serán monopolizadas por los subrogantes”.

Entre los diputados que opinaron, el jefe del interbloque, Mario Negri, coincidió con los expositores: “Ha quedado claro que no hay sentido de la oportunidad en este proyecto. Una reforma judicial es mucho más que un interés particular del Gobierno de turno”. Y concluyó que “el Poder Judicial, uno de los tres poderes de la República, está siendo hackeado, la manzana está siendo rodeada, peor que en 2013”.

Seguí leyendo:

Con Lavagna como aliado y a pesar de la resistencia de Juntos por el Cambio, el Frente de Todos convocaría a una sesión en Diputados