Lo Último

Argentina: Polémico empresario recibe prisión domiciliaria

BUENOS AIRES (AP) — Un empresario de la construcción investigado por supuesta corrupción con obras públicas durante los gobiernos kirchneristas en Argentina fue beneficiado el lunes con prisión domiciliaria tras pasar cuatro años en una cárcel, pero no pudo acceder a su morada debido a la indignación de los vecinos.

Un centenar de residentes en el barrio de acceso restringido Ayres del Pilar, en ese suburbio al norte de Buenos Aires, impidieron el ingreso del vehículo policial que trasladaba al empresario Lázaro Báez, de 64 años, cuya empresa Austral Construcciones fue una de las grandes favorecidas con contratos de obra pública durante la gestión de Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido en 2010, y de su esposa y sucesora Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), actual vicepresidenta.

“¡Ladrón, volvé a la cárcel!”, gritaban enardecidos los habitantes del lugar, algunos con banderas argentinas y carteles con consignas en oposición a la medida. También lanzaron huevos y piedras, que rompieron vidrios del vehículo del Servicio Penitenciario Federal en el cual viajaba Báez y de otro de custodia. Tras dos intentos fallidos, los agentes penitenciarios llevaron al empresario de nuevo a prisión.

La justicia acusó a Báez de lavado de dinero y evasión fiscal, pero todavía no se ha emitido sentencia en su caso. El lunes un tribunal penal le otorgó la prisión domiciliaria con tobillera electrónica habida cuenta que superó los tres años de plazo para prisión preventiva (está detenido desde 2016).

La justicia había autorizado el traslado a Pilar, donde el empresario es propietario de una residencia. Pero los vecinos prometieron hacerle imposible la estadía aunque logre ingresar al barrio, por lo que no está claro cuál será su destino final.

En una de las causas en las que está implicado, Báez enfrenta un juicio oral junto a la vicepresidenta Fernández de Kirchner por supuestas irregularidades en la concesión de obra pública.